Familias felices, hijos felices

Familias Felices Niños felices

Estabilidad y formación familiar. Protagonistas en el proceso de crianza de sus hijos.

 

Dentro del proceso educativo y de crianza de todo niño en edad preescolar y escolar, la familia juega un papel importante, por ello la formación de familias es uno de los pilares fundamentales de Big Kids. Entendiendo el camino de ser padre y madre como un gran desafío: el de educar, guiar, orientar e influir en nuestros hijos para potenciar su madurez y desarrollo saludable.

 

Si bien los padres son los primeros responsables de la educación de sus hijos, claramente no es exclusivo de ellos el educar, es una tarea compartida, que se encuentra en permanente transformación producto de cambios temporales, históricos y sociales a medida que cambia la edad de los padres y de los hijos.

 

Frente a este cambio continuo, la estabilidad de la familia se presenta como una de las bases sólidas que tienen nuestros hijos; la familia es el primer ambiente para socializar de ellos, es el lugar en el llegan a este mundo, se muestran a los demás y se forman; es el lugar más influyente en la construcción de esa pequeña personalidad. Aquí se aprende acerca del mundo en que vivimos, cómo son las relaciones entre las personas, se comienza a formar un sistema de valores personales y una identidad propia. La familia resulta en buena parte responsable de la estabilidad emocional de sus miembros más pequeños.

 

Pero para hablar de estabilidad familiar, debemos comenzar hablando de la decisión de “hacer familia”, este camino comienza en el momento preciso en el que dos adultos deciden volverse padres, adquirir valores y creencias conjuntas, normas y formas de comportarse que se alineen con lo que quieren construir. Y como parte de lo que quieren construir se encuentran los hijos y su crianza.

 

El nacimiento de un niño, como evento trascendente en la vida de la familia, significa un cambio relevante para cada uno de sus miembros, siendo muy probable que los padres luego del nacimiento se planteen nuevas prioridades, siendo los hijos, sin saberlo, los que influyen también en las vidas de sus padres. La familia entonces termina siendo el resultado de esta relación entre sus integrantes, sus roles y costumbres; todo lo cual nos enseña cómo comportarnos y desarrollarnos. Dicho de otra forma, la familia es la puerta de entrada del niño a la vida en sociedad, llámese ´sociedad´ al grupo de amiguitos con el que comparte, el preescolar u otras familias.

 

Sabiendo entonces el papel protagónico que cumplimos como familia en el proceso educativo de nuestros hijos, nos podemos preguntar ¿cómo es la mejor forma para cumplir este papel?. La respuesta correcta a esa pregunta no existe, ya que, como mencionamos anteriormente, cada familia desarrolla pautas de relación únicas, por lo que lo primero que tenemos que reflexionar es sobre cómo encontrar una forma adecuada de relacionarnos con nuestros hijos, cómo les queremos demostrar afecto, cómo nos comunicamos con ellos, cómo los vamos a supervisar, qué resultados deseamos obtener con ellos, cómo los vamos a preparar para la vida.

 

En base a la respuesta y reflexión a todas estas preguntas, debemos elegir una forma de crianza consistente y estable, que se adapte a los tiempos actuales, contemplando las características y necesidades de nuestros niños. Dicho ello, reconocemos varios aspectos fundamentales de la crianza y relación con nuestros niños: afecto, comunicación familiar, fomento de la autonomía, establecimiento de límites y supervisión de la conducta. Proponemos entonces el ser afectuoso, respetuoso, tolerante, posibilitando el diálogo que aporte a la construcción, sin dejar de considerar la importancia que tienen los límites en la constitución del individuo y sus relaciones.

 

Entonces, queremos plantearles algunos principios estables crianza positiva en forma de guía y orientación, que cada uno puede adaptar a su propia familia:

 

Vínculos afectivos cálidos: generan aceptación y sentimientos positivos en nuestros niños.

Entorno estructurado: Aporta guía y orientación para el aprendizaje de normas y valores. Esto promueve la instalación de hábitos y rutinas con el fin de organizar las actividades diarias. Se ofrece al niño un sentimiento de seguridad a través de una rutina predecible y del establecimiento de los límites necesarios.

Estimulación y apoyo: del aprendizaje a nivel familiar y en el colegio, con el fin de lograr motivación y el desarrollo de sus capacidades. Esto implica conocer características y habilidades de sus hijos, lo cual se logra compartiendo tiempo de calidad con ellos.

Reconocimiento: De sus experiencias, actividades y relaciones, del valor que ellos tienen, de sus preocupaciones y necesidades. Es vital tener en cuenta sus puntos de vista, comprenderlos y escucharlos.

Educación amorosa: Descartar toda forma de violencia física o psicológica, limitando así la posibilidad de que imiten modelos inadecuados en sus relaciones. Elogiar el comportamiento que esperamos, y ante los comportamientos no aceptables reaccionar con una explicación y, si es necesario, con una acción que no los violente, como imponerles un “tiempo de reflexión” o reparar los daños.

Capacitación: Apunta a potenciar el valor de nuestros hijos, a que se sientan protagonistas, competentes, capaces de influir con su opinión en los demás. Es significativo abrir espacios de escucha, reflexión y explicaciones de los mensajes que llegan a la familia y a ellos.

 

A propósito de este último punto, los modelos de crianza familiares y el desempeño escolar también están estrechamente vinculados. Existen numerosas investigaciones que nos dicen que uno de los aspectos que tiene gran influencia en el logro educativo en niños en etapas preescolares, es la familia, estos estudios señalan que hay un aumento en el rendimiento escolar si los padres tienen contacto con las actividades dentro del colegio, cumpliendo un rol de presencia, preocupación y posibilidad de apoyar a sus hijos. Otros estudios señalan que no se queda allí, no solo mejora el rendimiento escolar, sino que se ven influenciadas otras áreas del desarrollo como la autoestima, la motivación y confianza en el logro académico.

 

A su vez, la vinculación entre familia y escuela favorece que lo que esperamos de nuestros hijos y estudiantes sea congruente y complementario entre ambos contextos. No es de extrañar, en consecuencia, que la existencia de relaciones positivas entre la familia y la escuela hayan sido destacados como los mejores predictores de la trayectoria educativa del niño, debido a que constituyen un marco especialmente apropiado para promocionar una conducta escolar adecuada, un óptimo rendimiento académico, una motivación interna para el logro y, en definitiva, una adaptación positiva al entorno escolar.

 

De hecho, una de las actividades que fomenta esa vinculación entre la familia y la escuela son los espacios de formación de familiar. Ya sabemos los beneficios que tienen en nuestros hijos, pero no podemos dejar de lado el beneficio que tienen en nuestro rol de padres; siendo un espacio de actividades voluntarias de aprendizaje, dedicado fundamentalmente a dos cosas: primero el desarrollo de nuevas capacidades para enfrentar las situaciones crecientes y cotidianas relacionadas a la crianza de nuestros hijos y segundo el potenciar las habilidades que ya tenemos.

 

Entonces, ¿cómo conseguimos estos espacios?

Se consiguen gracias al intercambio con otros padres, embarcados todos en la misma tarea, promoviendo el sentirse activos y protagonistas de la tarea de educar, donde el objetivo último es que desarrollen confianza en sus capacidades para criar a sus hijos. Sí, todas las familias necesitan orientación o asesoramiento en alguna etapa de la vida de sus hijos. Se aprende a ser padre y madre en la medida que lo somos, que atravesamos experiencias, que enfrentamos obstáculos y los superamos.

 

Y sí, también aparecen situaciones que nos llevan a improvisar, entonces es fundamental detenernos a reflexionar sobre cómo actuamos, de qué queremos para nuestros hijos, de cómo vamos a afrontar su formación, qué esperamos de nosotros. Todo lo cual se puede resumir en tres palabras: reflexión y participación en la crianza, que es a su vez conjunta y compartida con otros padres.

 

Luego de saber todo esto, es importante también reconocer que encontrar un sano balance en la crianza no es una tarea fácil, pero es posible si logramos como familia y colegio tomar consciencia de este importante rol que ejercemos. Beneficios positivos en nuestros niños podemos mencionar muchos, sin duda el ejercicio diario del afecto, control y exigencia forma hijos con un mejor ajuste emocional, estables, alegres, con una elevada autoestima y autocontrol. Así también, tienen un mayor interés por la educación, cuentan con niveles de satisfacción más altos, mayor confianza para el afrontamiento de nuevas situaciones y un mayor grado de independencia.

 

Para concluir, si el niño tiene una familia estable, con padres que le trasmiten afecto, brindan apoyo, promueven la comunicación, establecen reglas a cumplir por todos sus miembros, logran autonomía y cooperación en sus hijos; además que se preocupen por formarse, reflexionar y mejorar cada vez en su rol; será un niño sano, adaptado y feliz.

 

familias felices, hijos felices

 

Referencia: Capano, A., y Ubach, A. (2013). Estilos parentales, Parentalidad Positiva y formación de padres. Ciencias Psicológicas VII (1): 83 -95.

Sobre Big Kids: Somos una institución educativa inmersa en inglés con 18 años de experiencia que ofrece un programa basado en la experiencia vivencial, la exploración y el descubrimiento.

Big kids conjuga el aprendizaje de una segunda lengua con la preparación integral para formar individuos que manejen sus emociones, sean empáticos, creativos, responsables, honestos y apasionados. Fomenta el trabajo conjunto entre la institución y las familias. Cuenta con dos sedes: Valencia – Venezuela y Ciudad de Panamá – Panamá y ofrece los programas de Morning School o Preescolar para niños entre 1 y 5 años y After School para niños de 2 a 7 años. Para más información puede visitar: www.bigkidslearning.com 

PLAY, HAVE FUN, LEARN

Contacto